El cianotipo es uno de los procesos fotográficos más antiguos, desarrollado por el científico inglés Sir Jhon William Heschell en 1842 y usado por la botánica inglesa Anna Atkins, consderada la primera fotógrafa de la historia, con el que haría en 1843, el primer libro ilustrado con imágenes fotográficas, en este caso, siluetas de algas puestas en contacto sobre hojas de papel sensibilizado .

Su nombre deriva del griego kýaneos = que refiere a un azul oscuro o al azul marino y Typóno = relativo a la impresión. Es un proceso sencillo de trabajar basado en la reacción de las sales de hierro con la luz ultravioleta, que genera una imagen de un color azul profundo, llamado por algunos como azul de prusia o también, azul al ferroprusiato.

Un proceso muy versátil

El cianotipo es un proceso muy económico de trabajar y muy versátil. Considerado por esto como la puerta de entrada al mundo de los procesos fotográficos artesanales, conocidos hoy como procesos alternativos. No es muy exigente desde su hacer y ofrece muchas posibilidades de ser trabajado en soportes varios como papel, tela, vidrio, cerámica, madera, cuero, entre otros.

Además, un cianotipo no siempre es azul. Entre sus posibilidades está la de cambiar el color por medio de un proceso conocido como virado, que en realidad es un tonalizado, esto es, una afectación a su color por la adición de algún agente entonador, principalmente un ingrediente vegetal conocido como tanino. Los taninos son sustancias extraídas de las cortezas de árboles o de las hojas, flores y frutos de algunas plantas. Ejemplos de esto se encuentran en el café, el té, las uvas, entre otros.

Para llevar a cabo este proceso simplemente se mete el cianotipo procesado en una bandeja que tenga por ejemplo café muy concentrado, o té, o vino tinto, y se deja allí algunos minutos según la concentración de la sustancia tonalizadora. Los tonos obtenidos dependerán del tonalizador usado, el tipo de papel o soporte trabajado y de la densidad y tono de azul original de la imagen.

Estos tonos tienden a pasar desde el violeta hasta marrones, incluso tonos grisáceos. Son procesos que se trabajan a ojo, y la experiencia y la práctica del operario es la que lleva a encontrar resultados determinados. Es un trabajo totalmente experimental y personalizable.

¿Cómo se hace un cianotipo?

Como ya se ha dicho, el proceso de elaboración de cianotipos es algo muy sencillo. Se trata básicamente de aplicar con brocha o con pincel sobre un papel la mezcla de las sales de hierro, puntualmente, una solución de Citrato Férrico Amoniacal al 25% y una de Ferricianuro de Potasio al 10%, en partes iguales.

Una vez el papel ha secado, se expone a la luz solar o a una fuente de luz artificial rica en emisión de rayos Ultra Violeta. Al conseguir la densidad deseada, se lava en una bandeja con agua para disolver el químico no afectado por la luz, dejando visible y permanente la imagen azul en el papel.

Luego de este lavado con agua se acostumbra a dar un baño con peróxido de hidrógeno diluido (agua oxigenada) para intensificar el azul. Esto se debe a que el peróxido acelera la oxidación de la imagen de hiero reducido, dando mayor profundidad al tono resultante.

Procesar el papel en agua ligeramente ácida en el primer baño ayuda también a acelerar esta oxidación, ofreciendo otros tonos de azul según el ácido que se utilice. Estos pueden ser ácido cítrico, ácido acético o ácido tartárico entre otros.

El contraste también puede alterarse cambiando las proporciones en la mezcla de los ingredientes. A menor cantidad de ferricianuro de potasio con respecto al citrato férrico amoniacal, se incrementa el contraste y veceversa.

Procedimiento básico para elaborar cianotipos:

Procedimiento básico para elaborar cianotipos:

MATERIALES

  • Papel de algodón libre de ácido. No es una exigencia, pero es recomendable.

  • Solución A: citrato férrico amoniacal verde al 25%. La variable marrón también funciona.

  • Solución B: Ferricianuro de Potasio al 10%

  • Brocha de espuma, de nylon o de cerda.

  • Marco de contactos (pueden ser 2 vidrios)

  • Ácido cítrico o acético (opcional)

  • Peróxido de hidrógeno al 3% (agua oxigenada)

eL PROCESO BÁSICO

  • En luz amarilla tenue, lejos de la luz solar, mezcle en partes iguales la solución A y la solución B.
  • Agregue la mezcla sobre el papel y esparza con la brocha de manera uniforme.
  • Deje secar en oscuridad o acelere el secado con un secador de pelo con aire frío. El calor puede velar el sensibilizador.
  • Una vez seco coloque el negativo o los objetos en contacto con el papel sensible y manténgalos unidos haciendo presión con el vidrio.
  • Exponga a la la luz solar o a una fuente de luz U.V.
  • Una vez obtenga el tono deseado, en un cuarto con luz tenue, meta el papel en una bandeja con agua para eliminar el químico no afectado por la luz, donde verá como la imagen va surgiendo.
  • Este paso lo puede hacer agregando una pizca de ácido cítrico o unos mililitros de ácido acético al agua, lo que variará los tonos de azul resultantes.
  • Haga un par de cambios de agua y finalmente ponga en el papel en una cubeta con agua adicionada con unos mililitros de peróxido de hidrógeno para intensificar el azul.
  • Enjuague finalmente y ponga a secar el papel o ayúdese para ello con un secador de pelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × dos =

Ver más

  • Responsable: Camilo Sabogal.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.